Chesley Bonestell – El padre del Arte Espacial

Conocido como el padre del Space Art, nació en 1888 en San Francisco. Desde muy temprana edad afloran sus intereses tanto por la astronomía como por el dibujo y tales eran sus dotes que al cumplir los 12 años la cantidad de concursos ganados le permitieron recibir una educación artística específica. La astronomía quedó relegada en esta etapa de su vida, pero cuando el joven Bonestell terminaba el instituto se vio muy marcado por un evento que nos resume:

“Cuando tenía 17 años se produjo un acontecimiento importante que determinaría el futuro de mi carrera, a pesar de lo poco que lo sospeché entonces. Había estado ilustrando cordales en Sunset Magazine […] y me pagaban en pases de ferrocarril, y un día un amigo y yo cogimos un tren a San José y caminamos unas 26 millas hasta la cima del Monte Hamilton y el Observatorio Lick. Esa noche vi por primera vez la Luna a través de un telescopio refractor de 36 pulgadas, pero lo más impresionante y hermoso fue ver Saturno a través del refractor de 12 pulgadas. Tan pronto como llegué a casa tuve que pintar Saturno”.

1 SATURNO VISTO DESDE MIMAS 1944 C3

La astronomía y la necesidad de representarla vuelven a su vida. Por desgracia estos dibujos, como todas las obras realizadas por él hasta el momento, se perdieron en el incendio y terremoto que azotaron San Francisco en 1906. Presionado por su padre, comenzó la carrera de arquitectura en la universidad de Columbia en Nueva York, pero no la terminó. Comenzó a trabajar como arquitecto para el prestigioso estudio de Willis Polk en San Francisco, realizando allí edificios como el Hobart, el Golden Gate o la famosa 17-Mile-Drive, además de una serie de diseños y reorganizaciones urbanísticas para la Exposición Universal de San Francisco en 1915. Bonestell se movió por diferentes firmas arquitectónicas hasta que en 1922 se trasladó a Londres para trabajar en el Illustrated London News, periódico en el que había trabajado el también ilustrador y astrónomo Scriven Bolton (de quien ya hemos hablado en AstroArte).

No será hasta 1938 que veamos un cambio drástico, pasando a ser pintor mate para producciones hollywoodienses entre las que destacan Sólo los ángeles tienen alas (Howard Hawks, 1939), Ciudadano Kane (Orson Wells, 1941) o La Guerra de los Mundos (Byron Haskin, 1953). Su dominio de la perspectiva y las técnicas utilizadas en el matte painting volvieron a traer la astronomía a su vida:

2 ILUSTRACIONES LIFE FEBE Y JAPETO 1944 C3

“A medida que mis conocimientos de los aspectos técnicos de la industria del cine se ampliaron me di cuenta de que podía utilizar ángulos de cámara tal como se utilizaban en las películas para ilustrar “viajes” de satélite a satélite, mostrando Saturno exactamente como se vería, y al mismo tiempo podría hacerlo más interesante al mostrar los satélites interiores o los exteriores en el lado lejano de Saturno, así como al propio planeta en diferentes fases”.

Realizó una serie de ilustraciones de Saturno visto desde 5 de sus 62 satélites (Mimas, Dione, Titán, Jápeto y Febe) que publicaría en la revista Life a finales de Mayo de 1944 (véase – “The Solar System” en Life, vol.16, nº22, 29 May 1944, pp. 78–89). La vista de Saturno desde Titán acabaría convirtiéndose en todo un icono del arte espacial, viéndose reproducido en multitud de tebeos de la época y erigiéndose como el ejemplo de paisaje épico e inhóspito que otros muchos artistas espaciales se lanzaran a seguir.

3 Bonestell SATURN AS SEEN FROM TITAN life magazine C3

Investigadores y científicos se mostraron fascinados por su trabajo. Carl Sagan dijo “No sabía cómo se veían otros mundos hasta que vi las pinturas de Bonestell del Sistema Solar”. Realizó desde entonces tal cantidad de ilustraciones que en 1949 publicó un libro, The Conquest of Space, con 58 obras y texto de Willy Ley. El realismo de estas imágenes inspiró a muchos a creer en los viajes al espacio como algo muy viable a no tan largo plazo. Personajes como Harry Stine, ingeniero y creador de las maquetas de cohetes, cambió de carrera en la universidad pasando de cursar psicología a física tras descubrir la obra de Bonestell: “Chesley Bonestell no solo cambió mi vida, sino que motivó a varias generaciones a empezar la carrera hacia la libertad entre las estrellas”.

4 ILUSTRACIONES DESDE DIONE Y DESDE EL PROPIO SATURNO LIFE 1944 C3

Uno de sus libros a destacar fue con su gran amigo el autor Arthur C. Clarke, Beyond Jupiter, publicado en 1972. El libro guiaba a los lectores por los confines del Sistema Solar como un grand tour. Como dice Melvin Schuetz, su biógrafo:

Bonestell había viajado al espacio antes que todos los demás – y se llevó su pincel consigo. Orbitó la Tierra antes de Gagarin y Glenn, dejó sus huellas en la polvorienta superficie lunar antes de Neil Armstrong, vio una puesta de sol marciana antes de que las sondas Viking aterrizaran allí, y exploró Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno antes de que las Voyager visitasen los gigantes gaseosos.

Este recorrido ocurriría finalmente años después de sus ilustraciones, con el viaje de las sondas Voyager, que sobrevolaron Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno en la década de 1980 para luego perderse en el espacio interestelar.

5 Saturn from its moon Iapetus by Chesley Bonestell. Published in Life Magazine (1944) C3

Su carrera evolucionó hacia una pintura que incluía cohetes, bases lunares y comenzó a forjar la imagen del turismo espacial alejándose de aquellos desolados paisajes desérticos e inhabitados. Nos sorprende descubrir que no era nada partidario de ser llamado artista de ciencia ficción y era tal la aversión que sentía que guardaba el premio Hugo que recibió en el año 1974 en el baño. Tras su muerte en 1986, el asteroide (3129)1979 MK2 pasó a llamarse “Bonestell”, en palabras de Carl Sagan “Es lógico que le devolvamos un mundo a Bonestell ya que él nos ha dado tantos”.

Bibliografía recomendada

LEY, W., The Conquest of Space, NY, Viking Press, 1949

MILLER, R., The Art of Space: The History of Space Art, from the Earliest Visions to the Graphics of the Modern Era, Minneapolis, Zenith Press, 2014

SCHUETZ, M., A Chesley Bonestell Space Art Chronology, Florida, Universal Publishers, 1999

Astroarte

Titán – Batalla de las sombras y colores

Viajar por el cosmos sin parpadear – El programa de Arte espacial de NASA

Ad astra per Áspera – Las Sondas Voyager y los murmullos de la Tierra

Entre las estrellas, el metal y el abismo – Habitar el Cosmos

¡PÁNICO SIDERAL! Cuando el pincel aterroriza más que la pluma

Los secretos de Saturno

Los canales de Marte

Los pioneros del Space Art. Lucien Rudaux, Scriven Bolton

Chesley Bonestell – El padre del Arte Espacial

El arte espacial soviético

Arte en los confines del Sistema Solar

Ron Miller –Arte espacial en el XXI

Ludek Pesek – El visionario artista espacial europeo